Nick Stafford es un hombre estadounidense que, tras varios problemas burocráticos a la hora de abonar las tasas de dos coches suyos, se venga de la administración pagando los impuestos con la moneda más pequeña posible, el céntimo. Nick tenía que pagar 3.000 dólares por el impuesto de compra de dos coches. Después de varias discusiones con el Departamento de Vehículos de Motor de Virginia, Estados Unidos, sobre el método de pago de los impuestos por la compra de dos vehículos decidió vengarse.

 El hombre se presentó en las oficinas con cinco carretillas llenas de monedas de un centavo que juntas sumaban los 3.000 dólares que debía abonar. En total unas 300.000 monedas de cobre que pesan alrededor de los 725 kilos. Esta acción hizo que 11 funcionarios se vieran obligados a contar a mano las 300.000 monedas durante varias horas para comprobar si Nick abonaba la cantidad que se le pedía.

 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios