• El año pasado circularon más bicicletas que coches por la capital danesa.
  • Casi la mitad de los habitantes de la ciudad va a estudiar o a trabajar en bici.

Las calles de Copenhague están hoy tan llenas de ciclistas que se están instalando paneles electrónicos de información a lo largo de los carriles bici para ayudar a evitar los embotellamientos.
Según la radio estatal, Danmarks Radio, en un principio se instalarán cinco pantallas en puntos estratégicos de la red de carriles bici, que mide un total de 340 kilómetros. Según el ayuntamiento de la ciudad, sería la primera medida de este tipo en el mundo.

Según Morten Kabell, jefe del departamento de Tecnología y Medioambiente de la ciudad, "es necesario mejorar el acceso para el número cada vez mayor de ciclistas que, desafortunadamente, en varios lugares tienen que pelear hoy por un espacio en los carriles bici". "Con estos tableros de información queremos dar a los ciclistas la posibilidad de elegir la ruta menos congestionada para circular por la ciudad".

El año pasado, la suma de todos los residentes de Copenhague pedaleó 1.400.000 kilómetros por día. El 41% de la población (y un 63% de los parlamentarios), usó la bici para ir a trabajar o a estudiar. El 32% de todos los trayectos hacia el centro de la ciudad se hicieron con una bici. La cantidad de bicicletas que entró al centro de la ciudad superó por primera vez a los coches: los sensores registraban 265.700 bicicletas a diario en comparación con 252.600 coches, lo que marcó un aumento enorme desde el primer sondeo realizado en 1970, donde se registraron 100.000 bicicletas y 340.000 coches.

Copenhague está a la vanguardia en hacer las calles más accesibles para los ciclistas. Durante los últimos 20 años, el tráfico de bicicletas en la ciudad aumentó un 68%. Pero a pesar de los más de 130 millones de euros que la ciudad ha invertido desde 2005 en infraestructura para bicicletas, los atascos están en aumento.

"Los ciclistas ya sufren la congestión en los carriles bici más transitados de la ciudad", dijeron desde el ayuntamiento en febrero, cuando dieron a conocer un plan de mejora y aumento de los carriles bici para los próximos ocho años, con un coste estimado de entre 150 y 240 millones de euros.

Hora punta, pero de bicicletas

Según los pronósticos, el tráfico de bicicletas diario en todo Copenhague aumentará en un 25% para 2025. En hora punta, el alza será del 36%.
Varios carriles bici de Copenhague ya se ven repletos en hora punta. Por el que atraviesa el Puente de la reina Luisa (dicen que es el más transitado del mundo) pasan hasta 40.000 ciclistas por día.

"Con la cantidad de ciclistas que hay hoy en Copenhague, tenemos un problema de congestión", dijo a Danmarks Radio el investigador de tráfico de la Universidad de Aalborg Niels Agerholm. "Si existe una vía alternativa más fácil de circular, estos tableros podrían hacer que la gente eligiera otro camino".

Los nuevos tableros costarán alrededor de 565.000 euros y informarán acerca de obras en la vía pública, acontecimientos especiales, distancias hasta los destinos, posibles colas, lugares donde las bicicletas están circulando con lentitud, y rutas alternativas por otros carriles bici.

Otros cambios en la infraestructura con los que quieren acelerar los trayectos por el centro de la ciudad incluyen la ampliación de los carriles bici, las mejoras en las señales de los cruces y la construcción de más puentes solo para bicis, que se sumarán a los 17 ya levantados.

La ciudad también introdujo hace poco una actualización "verde" a ibikecph, la aplicación con la que los usuarios de teléfonos inteligentes pueden planear su itinerario. Además de informar a los ciclistas de la ruta más rápida, de la alternativa para evitar calles empedradas y de las vías más apropiada para las bicicletas difíciles de conducir por el transporte de niños pequeños, la aplicación ahora también ofrece una ruta "verde" más tranquila y relajada.

Con una densidad de tráfico cuatro veces menor que la de los carriles bici comunes, Copenhague tiene unos 60 kilómetros de carriles bici clasificados como "trayectos verdes". El ayuntamiento planea agregar unos 57 kilómetros de este tipo de carriles.

Los usuarios habituales de esos trayectos son los ciclistas de mayor edad, las familias con hijos y las personas que simplemente no tienen prisa. Esta aplicación para teléfonos móviles ya ha tenido más de 60.000 descargas. Sus usuarios la consultan más de 20.000 veces al mes. eldiario.es
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios