Las parejas que buscan una experiencia única e inolvidable para el día de su boda pueden ahora añadir caminar descalzos sobre vidrios rotos en su lista de opciones. Una empresa española introdujo recientemente el servicio, como una metáfora para el matrimonio. 
Algunas personas no se atreverían a caminar descalzos sobre pedazos de vidrio roto, incluso si alguien les pagara para hacerlo, pero una empresa española cree que las parejas de hecho pagarán por la oportunidad de hacer exactamente eso en el día de su boda. Wedding Glass es la primera compañía en España, y probablemente del mundo, en ofrecer caminatas sobre vidrios rotos como ritual de boda, y creen que pronto se convertirá en una tendencia en el rubro, ya que las parejas hoy en día ya no son felices con sólo la clásica ceremonia de la iglesia y posterior fiesta.


El servicio prestado por Wedding Glass se llama “The Crystals of Love” (Los Cristales de Amor), y se compone esencialmente de la novia y el novio caminando sobre vidrios rotos uno hacia el otro, mientras los invitados los observan. El ritual es aparentemente una metáfora de la vida conyugal, con los momentos antes de tomar el primer paso en los fragmentos de vidrio representando el momento presente, y el pequeño espacio al final de la pista de cristal representando la vida que los recién casados quieren construir juntos, su proyecto de vida.



Las dos secciones de vidrios rotos que la pareja tiene que atravesar para llegar a su objetivo mutuo representan los miedos, los retos y las dificultades que tendrán que superar durante su matrimonio. El ritual termina con un abrazo que simboliza el fuerte amor entre los recién casados.

Completar el ritual “The Crystals of Love” aparentemente aumenta la confianza de la pareja, en su capacidad para superar lo que la vida les depara, juntos.

“A medida que caminamos por el camino, tenemos que mirar a los ojos a nuestra pareja y sentir la fuerza y ​​la pasión del compromiso que sellamos hoy, el día de nuestra boda. Cada paso que damos tiene que ser firme y seguro. A medida que avanzamos por el camino de los cristales de amor nos damos cuenta de que juntos somos capaces de superar todas las dificultades y adversidades que la vida nos presenta “, dice el sitio web de Wedding Glass.

Es un concepto interesante, pero caminar descalzo sobre vidrio roto puede ser una tarea muy desafiante, por lo que Wedding Glass ofrece sesiones de entrenamiento previas al ritual del día de la boda, para asegurar tanto que los recién casados ​​no se lastimen en su gran día, y que tengan la actitud correcta al caminar sobre el cristal.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios