Un ladrón se quedó dormido mientras robaba. El dueño de un piso abrió la puerta de su casa y unos ronquidos extraños le llamaron la atención. Se suponía que no había nadie en la vivienda y decidió acercarse hasta la habitación de donde procedían los ronquidos. Al llegar se encontró con una escena insólita: en su cama había un desconocido dormido y a su lado dos mochilas repletas de equipos de montaña que pretendía robar.
El hombre no lo dudó y llamó a la policía. Mientras las autoridades se desplazaban hasta el lugar, el ladrón no dio incios de despertarse. Según se muestra en un vídeo, los agentes tardaron varios minutos hasta que lograron despertar al chico de 16 años que, en claro estado de ebriedad, no podía reaccionar.
“Oye, despierta, ¿vives aquí?”, preguntaron los oficiales, pero el adolescente apenas podía abrir los ojos. Había entrando a la casa forzando una ventana que daba a la calle pero por algún motivo decidió recostarse y ya no pudo escapar. Sabiendo que el delincuente estaba medio dormido, los policías lo tomaron de los brazos, lo movieron de un lado al otro, pero seguía inconsciente.


Continuaron hablándole y parecía que se espabilaba, pero apenas balbuceó algo incomprensible y volvió a caer rendido en la cama. Finalmente, varios minutos después, se levantó y de inmediato fue trasladado a la comisaría donde quedó detenido.
El “ladrón dormilón”, como lo han bautizado las autoridades policiales de la ciudad de Huaraz ( en Argentina), pretendía llevarse un equipamiento para alpinismo valorado en 4.000 dólares. Sin embargo el consumo de alcohol, elemento fundamental del menor para animarse a realizar esta tarea, le jugó una mala pasada. - lavanguardia.com



Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios