Tras el hallazgo, el hombre le contó los hechos a su mujer que, para su sorpresa, confesó que se trataba de los restos de su exmarido al que había matado durante una pelea familiar en 1997. Seguidamente, le sugirió que volviera a enterrar los huesos y se olvidara del asunto. El hombre no siguió su consejo e informó a la Policía. 
Un ciudadano de la región rusa de Omsk, en Siberia, por pura casualidad, ha resuelto un asesinato cometido hace dos década tras descubrir enterrados en el huerto de su casa los restos del esqueleto del exmarido de su actual mujer, informaron las autoridades rusas.
Según el Comité de Instrucción regional, el pasado 23 de mayo, el hombre estaba arando la tierra en su huerto de Luzino, en la región de Omsk, con la intención de sembrar patatas cuando se topó con el insólito hallazgo. Primeramente, fueron diferentes fragmentos óseos lo que encontró pero siguió cavando hasta descubrir un cráneo.
Asustado contó los hechos a su mujer de 60 años que, para su sorpresa, confesó que se trataba de los restos de su exmarido, al que había matado durante una pelea familiar en 1997. Seguidamente, le sugirió que volviera a enterrar los huesos y se olvidara del asunto. El hombre no siguió su consejo e informó a la Policía, tal y como informa 'handofmoscow.com'.
Durante el interrogatorio, la mujer relató que había matado a su cónyuge con un hacha después de no soportar más las continuas peleas y discusiones en el hogar. A continuación, la mujer despedazó el cadáver y lo enterró en el huerto. Como la víctima no tenía otra familia, su desaparición no fue denunciada por nadie.
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios