Los agentes de policía del pueblo mexicano de Alvarado fueron recientemente despojados de sus armas de fuego y armados con hondas y rocas en su lugar, luego de que la mayoría de ellos no superaran sus pruebas de control, y se los considerara no aptos para el servicio.
Luego de que solo 30 oficiales del departamento de policía de 130 miembros en Alvarado lograran pasar sus pruebas de control para el uso de armas de fuego, Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador del estado mexicano de Veracruz, decidió despojar a todo el departamento de armas de fuego. La gobernación ha confirmado que se han tomado medidas similares en otros municipios, como Ixtaczoquitlan, Ciudad Mendoza y Pueblo Viejo. Sin embargo, algunos funcionarios locales acusaron a Yunes Linares de despojar a la policía local de la poca protección que tenían contra las organizaciones criminales en Veracruz. En Alvarado, los oficiales estaban armados con gomeras y piedras.

Bogar Ruiz Rosas, el alcalde de Alvarado, protestó por la decisión de desarmar a su fuerza policial local organizando un evento de traspaso simbólico, en el que presentó a la policía sus nuevas armas de mano: hondas y piedras. Durante este evento, Rosas argumentó que la mayoría de los oficiales que no pasaron sus pruebas de control lo hicieron porque actualmente el departamento está conformado principalmente por oficiales recientemente reclutados.
“Hoy entregamos gomeras a nuestra policía municipal”, dijo el alcalde a los periodistas presentes en el evento. “El gobernador decidió tomar todas las armas, lo que lo descalifica por completo, ya que viola nuestra autonomía. Para nosotros es claro que se trata de un tema totalmente político y debemos estar preparados para llevar a cabo nuestro trabajo profesionalmente, como nos han visto hacerlo “.
Las fotos de los policías de Alvarado con sus inusuales armas portátiles y videos del alcalde Ruiz Rosas entregándolas se volvieron virales en las redes sociales mexicanas y provocaron una respuesta del gobierno de Veracruz. En una declaración oficial, el gobernador Ángel Yunes Linares advirtió a los policías en Alvarado que no pueden seguir haciendo su trabajo desarmados, y que seguir haciéndolo sería contrario a la ley, y podrían ser procesados.
¿Acaso los tirachinas no cuentan como armas en las manos correctas? Además, esta no sería la primera vez que la policía mexicana tendría que luchar contra el crimen con gomeras. En 2007 se entregaron más de 60 hondas a oficiales en la violenta ciudad fronteriza de Tijuana, luego de que sus armas de fuego fueran confiscadas por soldados del ejército, por acusaciones de connivencia con traficantes de drogas.

Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios