Sucedió hace cuatro años, y ahora se ha celebrado el juicio en Connecticut (sí, Estados Unidos, como ya habréis adivinado al leer el titular). Los hechos por los que el jurado ha tenido que deliberar son los siguientes.

Jennifer Connell, una señora de 50 años, manager de recursos humanos en una empresa de Manhattan y tía de un sobrino de 8 años, llega a la fiesta de cumpleaños del chaval. Éste, emocionado al ver llegar a su tía, se lanza corriendo a sus brazos con la mala suerte de que la tía se cae y se rompe la muñeca.

La sorpresa viene ahora, cuando la señora, cuatro años después, ha demandado a su sobrino por los daños causados. Dice que aquel incidente le ha hecho la vida "muy díficil"; entre otras quejas expresa, por ejemplo, sus dificultades para sujetar el plato de aperitivos en una fiesta a la que acudió recientemente.

Sobre el momento del incidente, explica que, cuando llegó, el chico se lanzó sobre ella al grito de "¡Tía Jen, te quiero!". También ha indicado a los miembros del jurado que ella quiere mucho a su sobrino, que siempre ha sido cariñoso con ella (risas).

Aún así, ha decidido llevar a juicio al chaval (cuya madre falleció hace un año) y pedir una indemnización de 127.000$ por daños y perjuicios.

Pues bien, el jurado ya se ha pronunciado y, como no podía ser de otra manera, ha decidido indemnizar a la susodicha con la bonita cantidad de 0$.

Aquí vemos a la personaja saliendo de los juzgados tras haberse hecho pública la sentencia. nopuedocreer.com


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

1 comentarios