Bambi es tan delicioso que hasta cuando quiere reventar una foto lo que consigue es convertirla en un cuento de hadas. Ha sucedido en un bosque otoñal, en Louisiana, durante una sesión fotográfica para inmortalizar a un cachorrillo humano de 1 mes. Connor se llama la criatura. Megan Rion, la fotógrafa, había preparado un escenario donde figuraban unas calabazas y otros productos naturales que resultaron ser muy apetecibles para el cervatillo. Al acercarse con la intención de comérselos, Megan pueo realizar esta espectacular fotografía. En el vídeo podemos apreciar el emocionante momento del encuentro.




Visto en BoredPanda - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios