La ropa interior puede ser un complemento muy erotizado. La lencería erótica evoluciona constantemente para satisfacerlas a través del sentido de la vista, pero ahora ha llegado el momento de dar un salto de calidad incorporando a la fórmula el sentido del olfato. Estas bragas y calzoncillos tienen un diseño más o menos vulgar, pero incluyen algo que puede impactar brutalmente en tu pareja. Emiten un delicioso aroma a bacon. El detalle ideal para finalizar una opípara cena romántica siempre que, muy importante, ninguna mascota en forma de perro pueda amargarnos la velada. NOPUEDOCREER.COM

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios