Sísifo fue castigado por un Dios griego a empujar eternamente una enorme piedra redonda por la ladera de una montaña. No es que la montaña tuviera una altura infinita, sino que el Dios este, un cachondo, dejó un cron o tarea programada para volver a colocar la piedra en la base cuando alcanzaba la cima, de forma que Sísifo se veía obligado a empujarla una y otra vez en un bucle sin fin. La razón por la que no pasaba del tema y se iba a tomar unas cervezas escapa a nuestro entendimiento.


Jason Allemann de JK BrickWorks, prendado de esta historia, ha reproducido la escena mediante una máquina compuesta íntegramente por piezas de lego. Tiene un motorcito que consigue que el pobre Sísifo no pare mientras las baterías aguanten. Solo tiene un defecto: tendría que podría haberlo diseñado en un plano inclinado simulando la ladera de la montaña. Si quieres tener a tu propio Sísifo decorando una estantería, aquí tienes las intrucciones. - nopuedocreer.com

 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios