Ser runner hoy en día es complicado, para vivir una experiencia runner completa no basta con adquirir lo último en moda y tecnología weareable, también hay que practicar la actividad en un entorno idílico que no haga desmerecer a nuestra cuenta de instagram.

Parajes de ensueño, de montaña, bosque, áridos o húmedos, no están al alcance de cualquiera, y menos de los habitantes de las grandes ciudades. Éstos, habitualmente, tienen que elegir entre correr entre tubos de escape humeantes o entre las cuatro paredes de un gimnasio, a bordo de una clásica cinta de correr (perdón, cinta de running).

Para estos últimos se ha diseñado la Zone Dome Treadmill Projector, una cinta de correr running con una enorme pantalla que visualiza el paisaje que el runner urbanita quiera transitar.

Una pantalla hemisférica y cóncava de 38 pulgadas que ofrece, dicen, una experiencia inmersiva inigualable. De entre los diferentes entornos disponibles destacan el parque nacional de Joshua Tree en California, la costa del Pacífico, un lago con pueblecito en la orilla e incluso la mítica y desértica Area 51. Todo por sólo 8.000$, una cantidad razonable para el runner medio (cualquier cantidad de dinero es razonable para un runner medio). Visto en The green head
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios