No es tan complicado llegar al top de la lista de los más vendidos de Amazon. Al parecer todo lo que se necesita es una foto de un pie, algunos dólares, y la capacidad de engañar a la gente para comprar algo que en realidad no está a la venta. Al menos eso es lo que llevó al número 1 en el ranking de Amazon a Brent Underwood.
La historia de Underwood es interesante. Comenzó por tomar una foto de su pie. Entonces se le ocurrió el título del falso libro: Putting My Foot Down. Le tomó unos tres minutos diseñar la tapa y subirlo a Amazon, verificar los derechos de publicación, y ponerlo a disposición de inmediato. Luego esperó a que llegara la aprobación de Amazon. Y entonces…
Underwood convenció a un amigo para comprar el libro, y él mismo compró dos copias. De repente, estaba número 1 en la categoría general de psicología transpersonal, y la vida era genial.

¿El motivo del experimento? Underwood es socio de una empresa de marketing que ha “ayudado a poner en marcha 30 legítimos bestsellers en el New York Times (incluyendo varios en el codiciado número 1)” y “ayudado a vender más de 5 millones de libros, asesorando o gestionando los lanzamientos con las editoriales más importantes, incluyendo Amazon”.

Pero estaba harto de los “estafadores y charlatanes” que prometen los aspirantes a autores de los libros más vendidos que lideran los rankings, y disgustado con la idea de que ese status ya no tiene sentido.
Es difícil discutir con Underwood. Pocos días después de su lanzamiento, mi primer libro, un tomo del programa de fútbol de la Universidad de Cincinnati llamado Bearcats Rising, alcanzó el número 1 en la lista de los más vendidos de fútbol americano universitario en Amazon. Con el tiempo, como hacen todos los libros, cayó debajo en la lista. Resulta que nunca se vendieron decenas de miles de copias, y no gané una fortuna que cambió mi vida. Pero supongo que podré reclamar siempre que durante un par de minutos, yo también fui un éxito de ventas.

Como escribió Underwood, “Si un libro ocupa el primer puesto en una categoría durante meses, eso es decir algo realmente. Alcanzarlo durante una hora (que es la frecuencia de Amazon actualiza su ranking), hacer una captura de pantalla, y llamarse a sí mismo un “autor de éxito”. En fin…” - PERIODISMO.COM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios