Esta escena cuanto menos extraña ha sido grabada en un aeropuerto ruso. Después de haber sido despedido, este técnico, ni corto ni perezoso, ha reaccionado de una forma llamativa a la decisión de su compañía.

Ver más: elconfidencial

 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios