Aunque pueda parecerlo, este método no tiene como objetivo principal la protección de las vacas ante los leones, sino la protección de los leones ante los ganaderos preocupados por la seguridad de sus vacas.

Neil R Jordan, especialista en grandes depredadores africanos, en colaboración con el Botswana Predator Conservation Trust, está intentando demostrar (¡colabora!) que pintar unos ojos en los cuartos traseros de las reses evita los ataques de las fieras, que se cortan al sentirse observadas. Especialmente si el artista le da los ojos una expresión tierna y adorable como la del gato de Shrek (ahí hay campo para mejorar la técnica).

Que te pinten unos ojos en el culo es humillante para cualquier mamífero, pero si te garantizan que gracias a eso los leones van a pasar de ti, parece un sacrificio aceptable. Yo lo haría.



Visto en @kurioso > Vozpópuli > nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios