SE ENTERÓ QUE SU NOVIA EMBARAZADA ERA EN REALIDAD UN HOMBRE


Un hombre de apellido Wang, del condado de Huaiyang, en China, se llevó recientemente el susto de su vida, luego de que la policía le dijera que su “embarazada” novia fugitiva era en realidad un hombre travestido como una mujer.
El pasado mes de octubre, Wang se llenó de felicidad cuando su novia, a quien había conocido online, le dijo que estaba esperando un bebé. La familia del hombre compartió su felicidad, e inmediatamente comenzaron a planear la boda y una gran fiesta.

El feliz acontecimiento se desarrolló sin ningún problema, pero tres días más tarde, la novia simplemente desapareció, llevándose con ella regalos y objetos de valor, por un total de decenas de miles de yuanes chinos.

El hombre estaba demasiado avergonzado de admitir que su esposa se había marchado a pocos días de la boda, y su familia pensó que probablemente habían tenido una pelea, por lo que tampoco alertaron a las autoridades.

Por la misma época, otro joven de la vecina ciudad de Ruzhou notificó a las autoridades que una mujer que decía llamarse Miao Xiaomin, a quien había conocido online, lo había engañado para entregarle 31.000 yuanes, antes de desaparecer sin dejar rastro.

Siguiendo las pocas pistas que tenían, la policía logró ponerse en contacto con Xiaomin, y atraerla a un café. Los agentes esperaban encontrarse con una encantadora y joven estafadora, pero se sorprendieron al ver que la sospechosa estaba vestida de hombre, y que portaba una tarjeta de identidad masculina, a nombre de Miao Songtao, de 27 años.

Fue sólo después de requisar la residencia del Songtao que todo empezó a tener algún sentido. Encontraron faldas, pelucas, zapatos de taco alto y máscaras cosméticas, e incluso ropa interior femenina. En una entrevista con la prensa en la cárcel local, Miao Songtao dijo que siempre había estado interesado en la ropa y accesorios de mujer, y que no estaba seguro de si prefería a los hombres o a las mujeres. De lo que sí estaba seguro era de que le gustaba el dinero.

No hay comentarios: