El sábado por la tarde, el piloto del vuelo 1802 de LAN estaba por iniciar el aterrizaje sobre el aeropuerto internacional de Bariloche cuando, para su enorme sorpresa, descubrió que había alguien en medio de la pista, fumando. El audio del diálogo que estableció el piloto con el controlador aéreo quedó registrado, y parece extraído de un libreto un tanto surrealista.

- Piloto: ¿Puede ser? ¿Hay un transeúnte en la pista?

- Torre: Sí, a ver un segundito, ahí lo estoy viendo.

- Torre: Bueno, realice escape, hay un persona caminando sobre la pista.

- Piloto: Aproximación frutada para el 1802.

- Piloto: Está muy tranquilo, camina paseando.

- Torre: Sí, si es lo que acabo de ver, ya mandé gente a buscarlo.

- Piloto: Ese tipo está desafiante.

El hecho tuvo como protagonista a un hombre de unos 45 años que pretendía tomar un vuelo urgente a Buenos Aires. Aparentemente la persona, por cuestiones de espacio, no pudo comprar el boleto y reaccionó de un modo insólito. Según trascendió, el padre del hombre se encontraba en grave estado de salud en un hospital de la Capital y esto, sumado a la imposibilidad de viajar, habría disparado un brote en su hijo, que caminó hacia la pista para fumar.

El hombre apiló una serie de troncos en uno de los costados del alambrado perimetral que custodia el acceso a la pista para formar una improvisada escalera y saltarlo. Desde allí se dirigió al centro de la zona de aterrizaje, donde encendió un cigarrillo. Cuando la Policía Aeroportuaria fue a detenerlo, les explicó que se encontraba esperando precisamente el vuelo que estaba sobrevolando la zona, sin poder bajar por su culpa.


Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios