Una mujer peruana, habitante del distrito de Santa María (al norte de Lima) se percató que su conejo 'Pinpon' se escapaba constantemente a una casa contigua, que consideraba abandonada, y al regresar se ponía muy juguetón. Un día siguió el itinerario de la mascota y descubrió que comía compulsivamente las plantas cultivadas en unas improvisadas macetas. La situación se repitió una y otra vez y finalmente, este miércoles, la mujer fue a la finca acompañada por un vecino, que pudo identificar las hojas: eran de marihuana, informa la cadena Panamericana. Los vecinos avisaron a la Policía, que se incautó de toda la plantación e inició una investigación del caso.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios