En la ciudad alemana de Ingolstadt, estado federado de Baviera, un niño de 11 años robó un autobús y recorrió algunas calles de esa localidad recogiendo pasajeros, informa el portal The Local. Según la información disponible, el menor encontró la llave de vehículo cerca del lugar donde estaba estacionado. 
Al menos tres pasajeros se subieron al autobús sin darse cuenta que quien estaba al volante era un niño. Finalmente algunos transeúntes se percataron del pequeño conductor y llamaron a la Policía. "Por suerte, el viaje finalizó sin que hubiera que lamentar daños entre los pasajeros u otros vehículos", señalaron las autoridades policiales, quienes entregaron al menor a su madre.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios