Hace un año Justin Crowe, artista de Nueva México, incorporó por primera vez cenizas humanas incineradas en un juego de vajilla, como parte de un proyecto de arte, pero luego sus amigos le pidieron que crear ítems personalizados para ellos, y se decidió a convertir la idea en un negocio.
Hoy en día, su compañía, Chronicle Cremation Design, ofrece a las personas la oportunidad de mantener cerca a sus seres queridos, teniendo sus cenizas incorporadas en objetos cotidianos como tazas de café, bowls o candelabros.
“Yo quería crear un juego de vajilla que infundiera un sentido de la mortalidad en la vida cotidiana,” dice Crow acerca de su original idea de mezclar cenizas humanas en artículos de mesa. En 2015, compró 200 huesos humanos, los aplastó hasta obtener un polvo fino, y los mezcló con un esmalte de recubrimiento para un conjunto de platos, vasos y cuencos. El artista terminó usando la vajilla para una cena poco convencional, con los invitados comiendo de los restos humanos reutilizados.

Curiosamente, mientras buscaba huesos humanos para su proyecto artístico, Crow puso un anuncio en Craigslist, pidiendo dos tazas de cenizas por 35 dólares. Tuvo tres respuestas en el primer día, una de las cuales era de una mujer que amenazaba con investigarlo, citando la Biblia y diciéndole que iba a ir al infierno. “Es una idea muy polarizante”, admite el artista.

Aunque “Nourish” fue pensado como un proyecto de una sola vez, después de que sus amigos comenzaran a preguntarle si podía hacer pedidos a medida para ellos, integrando las cenizas de sus seres queridos en artículos de cerámica, se dio cuenta de que era una opción muy especial de cremación, y pronto fundó Chronicle Cremation Designs.

“La gente me preguntaba, ‘Si te diera las cenizas de mi padre, ¿podrías hacer una taza de café o un bowl?’ Así que este negocio nació del proyecto de arte”, contó Justin a The Guardian. “La integración de las cenizas de alguien en la cerámica es una forma de infundir su memoria a la vida cotidiana. Así podés tomar un café cada mañana con los recuerdos de tu abuela, o tener un bowl sobre la mesa para invocar historias en las cenas familiares. ”

Un cuerpo adulto incinerado por lo general genera entre 1,8 kg y 2,7 kg de cenizas, pero Crow sólo necesita alrededor de 100 gramos para crear el barniz único. Una vez en el horno, la cerámica se vuelve a prueba de agua y de calor. El artista explica que la composición química de la ceniza humana tiene todos los mismos materiales naturales utilizados para crear un esmalte de cerámica común. “Sólo que en este caso emanan de una persona que vivió con anterioridad. Realmente pone en perspectiva que todos estamos hechos del mismo polvo que pisamos. Es muy bello”, dice Crow.




Chronicle Cremation Design cobra 399 dólares por crear el esmalte personalizado, más entre 159 y 649 dólares por cada objeto de cerámica. Una vez que un cliente hace un pedido, se envía un “kit especial de recogida de cenizas”, que se envía por correo a la empresa para que las cerámicas personalizadas puedan crearse. - visto en periodismo.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios