En el Reino Unido una tienda de electrodomésticos recibió a un cliente que le trajo un gran dolor de cabeza. Y es que el joven mientras veía un televisor lo dejó caer y un segundo electrodoméstico cayó como si de piezas de dominó se tratara. El sujeto se llevó un gran susto y saltó hacia atrás. Por desgracia ahí había dos televisores más que cayeron de igual manera. En total causó un daño por más de 6.000 dólares. En la red no dejan de tildarlo de "torpe".

 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios