DESNUDOS CALLEJEROS DE MILO MOIRÉ: ¿ARTE O PORNOGRAFÍA?

La artista suiza Miló Moiré, desnuda ante la torre Eiffel. 

Suiza afincada en Alemania, esta psicóloga de 33 años lleva años desnudándose en varias capitales europeas. Sus 'performances', siempre sin ropa y trasgresoras, no dejan a nadie indiferente y muchas de ellas han acabado en detenciones y noches en el calabozo. Entre ellas, pintar cuadros lanzando huevos desde su vagina o colocarse en medio de una plaza y dejarse tocar su zona genital por los viandantes. 
Milo Moiré es de sobra conocida en las principales plazas de ciudades europeas como Londres, París o varias de las grandes urbes alemanas. Suiza de 33 años y afincada en Düsseldorf (Alemania), Moiré es una bella modelo que se dedica desde hace años a realizar 'performances' callejeras que no dejan a nadie indiferente. Desnuda por completo, ha dejado que decenas de personas toquen sus genitales (Vagina box), se ha fotografiado con ellos (Nackt Selfies), ha pintado cuadros lanzando huevos rellenos de pintura desde sus partes íntimas (Plopegg)... Todo, desde un punto de vista artístico y reivindicativo de los derechos de la mujer. 
Sin embargo, esta forma de entender el arte y su forma de representarlo y protestar le han traído problemas allá donde ha estado. Detenciones y multitud de críticas de detractores que no comparten su forma de expresar sus reivindicaciones, que vende a través de su web oficial. Uno de sus grandes referentes es Marina Abramović. Fue la razón que le hizo llevar su 'arte' a las calles y abandonar la psicología, carrera en la que se había licenciado. A partir de ese momento, Moiré empezó a hacerse famosa a través de 'performances' como su pintura vaginal frente al edificio de la feria Art Cologne, o con The naked life, un paseo desnudo por un museo de Münster (Alemania). Pero sin duda, lo que más controversia ha levantado han sido sus Vagina box y Mirror Vox. "Tras los ataques a mujeres en Colonia en Nochevieja (alrededor de 90 sufrieron acoso y robos), yo quería presentar una performance en la que la mujer no es una víctima de la sexualidad. 
Dejé tocarme por quién quisiese durante un máximo de 30 segundos (por persona), con un megáfono lanzaba el mensaje: 'Estoy aquí por los derechos de las mujeres, porque tenemos los mismos derechos sexuales que los hombres. Incluido el derecho a decidir cuándo queremos que nos toquen y cuándo no", contaba recientemente en una entrevista concedida a El Español. Actuaciones en plena calle como esta han provocado que Moiré haya sido detenida en varias ocasiones. Acabar en la cárcel nunca estuvo en mis planes. Es una experiencia horrible que no deseo a nadie", explicaba también recientemente, según recogen en Verne. "Uno puede consumir sexo delante del ordenador. Pero yo veo cuando hago performances que el sexo genera reacciones como si fuera algo no natural ni bonito", cuenta, a la vez que explica que usa su cuerpo, trabajado a base de horas de gimnasio cada día, como reclamo para atraer la mirada de la gente. "Un cuerpo bonito recibe la atención del público. Esto se usa en la publicidad, por ejemplo. Para mí, el cuerpo juega en las performances un papel estético, que atrae el deseo de consumir de la gente. Aún así, el cuerpo no es suficiente para transmitir algo realmente valioso", explica a El Español. Preguntada sobre si sus actuaciones promueven la idea de la mujer como un objeto, ella responde que "ambas dimensiones son posibles. Yo quiero poder ser un objeto en fantasías, pero también ser sujeto en lo que a sexualidad se refiere. Porque también aspiro a ser una mujer intelectual, una artista".

Provocación aparte, recordar que no és la desnudez, el vestido es impuro, puesto que la desnudez es el estado natural del hombre y la mujer,

Ver más en: http://www.20minutos.es/

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.