Leila Salvatierra, junto a su hijo Horacio en la edacción  de Crónica(Marisa Márquez- Diario Crónica)
Una mujer denunció que desconocidos retiraron de la morgue el cuerpo de su hermano, fallecido en un accidente. Los "caranchos" lo habrían hecho para cobrar el seguro. 

"No entiendo por qué estamos pasando por esto", le dijo Lelia Salvatierra a "Crónica", en referencia a los confusos sucesos vinculados a la muerte de su hermano Ángel, de 59 años. El hombre fue arrollado en la localidad bonaerense de Isidro Casanova por un automovilista que se dio a la fuga, y luego de cuatro días de luchar por su vida, falleció.

Fue entonces que un grupo de desconocidos se presentó ante las autoridades como familia del occiso y en consecuencia les entregaron sus restos. Por lo tanto, la mujer reclama el cuerpo de su ser querido, denunciando amenazas por parte de quienes se apoderaron del cadáver, quienes habrían hecho eso para tratar de cobrar el seguro de vida del fallecido. A su vez, exige justicia puesto que hasta el momento no hay indicios respecto del asesino al volante.

En la noche del sábado 12 de noviembre, Ángel Salvatierra cruzaba la avenida Cristianía, en su intersección con Malvinas, en Isidro Casanova. En ese momento, una camioneta Volkswagen Suran de color gris marchaba a toda velocidad. "Esquivó los autos que estaban parados, esperando que cambie la señal del semáforo, y pasó, haciendo volar a mi tío", explicó Horacio.

En consecuencia, Angel sufrió graves heridas en su cabeza, siendo derivado al Hospital Simplemente Evita, de la localidad de González Catán. Finalmente, en la jornada del miércoles, las autoridades médicas convocaron a Lelia al centro de salud en forma urgente. Pero cuando ella acudió, "un grupo de personas se hizo pasar por la familia, me impidió el paso, igual entré y veo que se arrojaban encima del cuerpo de mi hermano y decían: ‘no te podes morir, levantate que vamos a tomar vino y comer asado’. Hicieron un escándalo", relató la mujer.

Sin embargo, la confusión continuó cuando regresó a su casa, puesto que "me entero que estaban investigando en el barrio lo que había pasado, y hasta vinieron a mi puerta y me preguntaban por una persona que no conocía, de manera intimidante".

Por lo tanto, Lelia alertó a las autoridades policiales y entonces radicó la denuncia en la comisaría 6ª de Isidro Casanova, y allí le aconsejaron presentarse en la seccional de San Carlos, que intervenía en la investigación por la muerte de Ángel.

Pero "cuando llego, me encuentro con esta gente. Entrego la documentación de mi hermano y me la retienen. Por eso volví a los dos días para llevarla a la UFI 8 de La Matanza, que tiene la causa, y me dicen que se la entregaron a su familia".

 Según el testimonio de la hermana de la víctima, "quienes retiraron el cuerpo de la morgue son pertenecientes a una familia de apellido Orozco. Esta persona me llamó el viernes, amenazándome, diciendo que me vaya de mi casa porque me iba a pasar algo a mí y a mi hijo", razón por la cual, ante semejante infierno, Lelia consideró que "estamos reclamando el cuerpo de mi hermano, nos están quitando la posibilidad de despedirnos de él, de demostrarle nuestros sentimientos. Sospechamos que quien hizo esto, es para cobrar la plata del accidente, por eso están buscando a quién atropelló a mi hermano". CRONICA.AR

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios