NEWS

miércoles, noviembre 30, 2016

SUECIA: CREAN UN HOTEL PARA CUIDAR LAS MASAS FERMENTADAS


El pan casero se ha hecho muy popular en Suecia en los últimos años, tan popular, de hecho, que el país tiene su propio hotel para masas, un lugar donde la gente puede dejar su preciosa masa madre, sabiendo que va a ser atendida de manera adecuada hasta que regresen. No, no es una broma, ¡el lugar realmente existe!
El primer hotel de masa madre de Suecia se abrió en 2011, en la panadería Urban Deli, en Estocolmo. Por un precio de 200 coronas suecas (unos 22 dólares) a la semana, se ofrecían a cuidar tu masa madre, si no podías hacerlo por tu cuenta.
“Estábamos sentados hablando y pensamos en la idea de una guardería de masas madre. Luego llevamos el concepto más allá, y se nos ocurrió la idea del hotel. Realmente fue sólo por diversión, no pensamos que íbamos a llegar tan lejos”, contó Asa Johansson de Urban Deli en una entrevista hace unos años.

No consiguieron demasiados clientes pagos durante los primeros meses, pero gracias a la colaboración de Josefin Vargo, un estudiante de la Escuela Universitaria de Artes Oficios y Diseño (Konstfack) que comenzó un archivo de masa madre para un proyecto, tuvimos la oportunidad de acoger una colección de decenas de masas madre, algunas de ellas de hasta 130 años. Eso es lo que pasa con la masa madre, si se la cuida correctamente, puede durar varias generaciones, probablemente incluso indefinidamente. Y eso es lo que estos hoteles de masa suecos prometen hacer, mantener la masa viva, “alimentándola” con agua y harina, así como tratándolas con masajes regulares.

Por desgracia, el hotel de masa Urban Deli en el centro de Estocolmo cerró en 2014, pero los aficionados de la masa fermentada en la capital sueca no tienen que ir muy lejos para dejar sus preciadas masas. En 2015, la pastelería/chocolatería RC Chocolat del aeropuerto Arlanda de Estocolmo abrió su propio hotel de masa madre. “Decidimos abrir nuestro hotel de masa madre luego de que uno de nuestros clientes habituales nos dijera que debíamos hacerlo. Pensamos que ganaríamos mucha atención también con ello, y que la gente vendría aquí más a menudo”, dijo una de sus dueñas, Charlotta Soor.

El aeropuerto es el lugar perfecto para dejar la masa madre antes de irse de vacaciones o en un viaje de negocios, y el año pasado, Joakim Blomqvist, gerente de RC Chocolat, contó que alrededor de 70 viajeros habían optado por dejar sus preciosas masas bajo su custodia.

“Son todos de edades diferentes, muchos de ellos son hipsters. Tal vez están tratando de estar un poco a la moda, o quieren aprender cosas nuevas”, dijo Blomqvist. “Nos gusta guardar la confidencialidad, por lo que no mantenemos ningún registro. A los clientes les gusta de esa manera”. Sin embargo sí mencionaron que algunos de sus clientes tenían masas fermentadas muy antiguas, como de 20 años, almacenadas en viejos frascos de vidrio. El cuidado de estos raros tesoros puede ser un poco estresante, y el gerente de RC Chocolat admite que tanto él como el propietario se sienten aliviados cuando las recogen.
A diferencia del ahora cerrado hotel para masas Urban Deli, RC Chocolat sólo cobra 100 coronas (unos 11 dólares) por semana para almacenar un frasco de masa fermentada. El bajo precio, y la ubicación del hotel le dan a Blomqvist la confianza de que van a estar en el negocio por mucho más tiempo.
Si se preguntan cómo el hotel se encarga de una masa, Charlotta está dispuesta a explicarlo: “Puedes chequear tu masa cuandomquieras, ya que tenemos personal todo el día. Durante su estancia, la masa será alimentada regularmente con una harina orgánica a elección, y agua, que luego se funden en la masa. 
¡Creo que se le puede llamar un masaje! También nos aseguraremos de mantener la masa con buena temperatura”. - PERIODISMO.COM

Publicar un comentario en la entrada

Start typing and press Enter to search