Parece una buena idea. La primera impresión que recibirá el futuro cliente será negativa, asquerosa y repugnante, y nos gustaría pensar que cambiará de opinión cuando se dé cuenta de que el tremendo cagarro de pájaro que adorna el vidrio delantero corresponde a un flyer de publicidad de un autolavado de vehículos.
Sí, parece una buena idea, pero no lo es. Al final, un alto porcentaje de esos papelitos acabarán ensuciando el suelo, y donde antes teníamos coches sucios ahora tendremos coches sucios y calles sucias. Y el dueño del autolavado tendrá una factura que pagar al publicista (Rebrander) y la promesa de que la próxima campaña funcionará mejor.

Visto en Creapills - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios