Miles de asistentes y un muerto en una fiesta de 15 años que se volvió viral. El cumpleaños número quince de la mexicana Rubí, un evento que pasó de ser algo local a convertirse en un fenómenos mediáticos en México y el extranjero gracias a las redes sociales, se mantiene como tendencia en estas plataformas virtuales el día en que se realiza la fiesta . EFE / Mario Guzmán
La joven mexicana Rubí Ibarra García (i) baila con super padre Crescencio Ibarra (d) durant la celebración de sobre quince años hoy, lunes 26 de diciembre de 2016, en La Joya (México). El cumpleaños número quince de la mexicana Rubí, un evento que pasó de ser algo local a convertirse en un fenómenos mediáticos en México y el extranjero gracias a las redes sociales, se mantiene como tendencia en estas plataformas virtuales el día en que se realiza la fiesta .
La joven mexicana Rubí (d) a super legada a super fiesta de 15 años hoy, lunes 26 de diciembre de 2016, en La Joya (México). El cumpleaños número quince de la mexicana Rubí, un evento que pasó de ser algo local a convertirse en un fenómenos mediáticos en México y el extranjero gracias a las redes sociales, se mantiene como tendencia en estas plataformas virtuales el día en que se realiza la fiesta . EFE / Mario Guzmán
Con ilusión, pero visiblemente aturdida, vivió el lunes la mexicana Rubí Ibarra su multitudinaria fiesta de 15 años, un evento que se celebró en La Joya, una diminuta comunidad de México donde asistieron miles de personas, la mayoría sin relación con la joven, invitadas por error a través de las redes sociales. La nota trágica de la fiesta fue la muerte de un hombre en una carrera de caballos que formaba parte de la programación de la fiesta.

"En el juego de la 'chiva' (competición ecuestre para aficionados), hubo un accidente y una persona perdió la vida, por no atender las indicaciones e ir bebido", explicó Pedro Ibarra, tío de la chica, los medios de comunicación. Según la fiscalía del estado mexicano de San Luis Potosí, un hombre de 66 años murió y otro de 34 años resultó con una pierna fracturada, al saltar el cerco de seguridad y entrar en el improvisado hipódromo, en la localidad de Miguel Hidalgo, conocida como Laguna Seca y situada en el municipio de Charcas.

De todos modos, la fiesta de Rubí siguió su curso y con una gran parte de los miles de asistentes al evento completamente ajenos al suceso. Desde primera hora de la mañana, más de mil personas procedentes de los lugares más diversos, incluidos mexicanos residentes en Estados Unidos, hicieron escala en La Joya para asistir a la misa y la comida ofrecidos por los padres.



 INVITADOS POR ERROR

Por la tarde varios miles de personas dieron fe de la magnitud del fenómeno Rubí, que se hizo viral hace sólo un mes por un vídeo colgado por error a redes sociales en el que su padre invitaba "cordialmente" a asistir a la fiesta en todo el que quisiera y que alcanzó 1,3 millones de confirmaciones.

"Agrio a todos los presentes que me acompañen", dijo la adolescente desde uno de los dos escenarios montados para la ocasión, tras recibir un coche de regalo del polémico alcalde de San Blas, Hilario Ramírez, que se hizo conocido por regalar billetes y presumir que había robado, "pero poquito", y para levantar las faldas a una joven en público.

"Estoy muy contento y muy alegre, acompañando la familia. Estamos dispuestos a poner ganas ya bailar", explicaba Miguel Ángel Quirós, oriundo de esta remota zona, vestido para la ocasión como la mayoría de hombres de la fiesta : botas, vaqueros, cinturón y, sobre todo y ante todo, sombrero vaquero.

Jacqueline González, estudiante de ingeniería agrónoma de San Luis Potosí, llegó a la fiesta con una decena de amigos y una nevera portátil llena de alcohol. "Estamos acostumbradas a estas fiestas, somos de rancho. Hoy nos lo pasaremos bien con Rubí y bailaremos", afirmaban.

En la fiesta corrieron ríos de cerveza y los puestos de comida instalados en un descampado gigante hicieron su agosto, mientras la música, con varias bandas participantes, sonó a millones de decibelios. Este hecho, sumado a la expectación que suscitaba Rubí en cada gesto que hacía, convirtió el evento en un acto que muchos recordarán durante mucho tiempo en la región.

MOMENTOS DE TENSIÓN

¿Y la homenajeada? Rubí se veía a ratos cómoda, a ratos sobrepasada y, sobre todo al principio, directamente asustada. Al llegar al espacio donde se celebró la misa fue prácticamente atropellada por los medios. Flanqueada por sus padres, casi no podía llegar al altar. "Respeto, por favor. No sean groseros, medios (de comunicación), mi sobrina está nerviosa", decía su tío.

El padre, Crescencio Ibarra, en otro momento un poco tenso, reclamó a los periodistas: "¡Quedaos con la fiesta!". La madre, Ana Elda García, llegó a soltar que "entiende más un animal que personas de la prensa". Por la tarde, cuando Rubí reapareció, lo hizo menos tímida y un poco más tranquila. Sin embargo, no pudo evitar que alguna hacen se saltara las medidas de seguridad y se hiciera una foto con ella, ante la desaprobación de los familiares.

Como cualquier chica de 15 años, Rubí disfrutó del llamado 'Vals de las 15 rosas' y también se despidió de su último juguete, una muñeca, mientras bailaba con su progenitor para escenificar la transición de niña a mujer.

Además de la suspensión de la carrera de caballos, también Rubí tuvo que hacer algunos cambios. No bailó en una especie de carpa montada para la ocasión a pie de campo, sino que lo hizo sobre un escenario reservado para los familiares. Interpretó con sus acompañantes diversas coreografías, y en el brindis despertó alguna risa cuando, al beber un sorbo de la copa, hizo una mueca por el contacto del alcohol con la lengua. Después de todo, ya pesar de tantos focos, Rubí es una niña. Eso sí, una niña convertida para muchos en un icono de las chicas de 15 años y del mundo rural mexicano, y para otros en una distracción de los verdaderos males del país. Pero sobre todo, un ejemplo viviente de la capacidad de las redes sociales de desdibujar la línea que divide la esfera pública de la privada.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios