UN RING, UN ÁRBITRO Y DOS RIVALES A MUERTE, ASÍ SON LAS PELEAS DE ROBOTS EN EEUU


Si hay algo de lo que saben en Estados Unidos es del showbusiness. Dale un torneo de petanca a un productor de televisión norteamericano y te lo convertirá en un espectáculo vibrante, o en un reality de lágrima fácil, o en un canto épico a la heroicidad deportiva. Dale una batalla sin tregua entre dos robots sofisticados dispuestos a destrozarse dentro de un ring protegido por gruesas paredes de policarbonato antibalas, y tienes un programa listo para ser emitido en primetime.

Ya hace algunos años las batallas de robots tuvieron un modesto éxito televisivo en Estados Unidos. Incluso un personaje icónico como Homer Simpson, en uno de los episodios de la genial serie de Matt Groening, llegaba a participar en una de estas peleas embutido en un disfraz. En su origen en los noventa, algunos de los ingenios que competían tenían el aspecto de aspiradoras asesinas o cafeteras kamikazes. Y la tecnología que albergaban no dejaba de ser una adaptación de juguetes teledirigidos pero a lo bestia. Mucha mecánica, algo de placas electrónicas e imaginación a raudales para idear los robots más temibles.


Han pasado dos décadas desde entonces y en ese tiempo la robótica ha evolucionado a un ritmo vertiginoso. Lo que antes era un terreno exclusivo para laboratorios de investigación, ahora puede hacerse en el garaje de su casa, y lo que costaba decenas de miles de euros hoy se puede adquirir por unos centenares. La democratización de la tecnología y cultura hacker ha llegado y, con ella, la posibilidad de construir casi cualquier si se tienen los conocimientos y la paciencia para hacerlo. Incluso un salvaje robot luchador.

Greg Munsom es uno de los creadores de BattleBots y responsable de que estas viejas batallas de robots hayan convertido desde hace un par de años en todo un éxito, reuniendo millones de espectadores delante de la televisión para ver los combates a través de la cadena ABC. Con la tercera temporada a punto de comenzar, las batallas se podrán ver en 150 países, confirmando el éxito del formato. De hecho Munsom cree que en un tiempo podrán competir en número de espectadores (y, por tanto, de ingresos publicitarios) con deportes tan populares como el fútbol americano o el béisbol.



La parte llamativa, la de robots ardiendo y sierras que trocean metal, es evidente en BattleBots. Pero no es lo único a lo que sus creadores dan importancia: en su web oficial dan consejos para quienes quieran iniciarse en el mundo de la construcción de robots porque, aseguran, no hay que olvidar que, detrás de todo el espectáculo, hay mucha gente dotada de grandes conocimientos en nuevas tecnologías. A los niños, asegura Munsom, les encantan las peleas de robots, por eso “nos gusta pensar, y las pruebas nos dan la razón, que estamos inspirando a las próximas generaciones de innovadores e ingenieros”.
Share on Google Plus

About Francesc Puigcarbó

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios:

Publicar un comentario