Agentes de la Policía Nacional han detenido a un afianzado carterista del Metro de Madrid como presunto autor de un hurto cometido a finales del mes de diciembre en el que consiguió un botín de unos 4.500 euros. 
Con ésta nueva detención, y debido a su reincidencia, el juez ha decretado una orden de alejamiento del suburbano madrileño convirtiéndose en el primer español sobre el que pesa una medida cautelar de esta índole.
El joven acumulaba numerosas detenciones por los mismos hechos en poco más de seis meses siendo este método su único medio de vida conocido. La investigación se inició el pasado mes de diciembre. Una víctima denunció la sustracción de su cartera con documentación y aproximadamente 4.500 euros en el metro de Madrid. Los agentes comenzaron un arduo trabajo culminando con la detención del presunto autor en menos de 24 horas.
Las labores de los investigadores permitieron constatar que el detenido era un viejo conocido de los agentes ya que contaba con un largo historial policial de numerosos hechos delictivos todos ellos cometidos en el suburbano madrileño. Además pudieron determinar que al joven no se le conocía medio de vida alguno obteniendo de los hurtos un amplio sustento económico. Fue identificado más de 50 veces por agentes en diferentes días, estaciones y horarios.

Su blanco preferido eran turistas y/o extranjeros ya que generalmente llevan encima más cantidad de dinero, ordenadores o cámaras de fotos, aprovechando el momento de subida o bajada de las escaleras para abrirles las mochilas o bolsos y apoderarse de las carteras u otros efectos de valor.

Resulta imposible determinar la cantidad que pudo sustraer así como los hechos cometidos ya que muchas víctimas no denuncian por desconocimiento o por el breve período de tiempo que pasan en nuestro país. Los investigadores estiman que desde su primera detención en el mes de mayo pudo obtener unos 7.000 euros hasta este último arresto ocho meses después.
Todo el trabajo de investigación de los agentes refleja la elevada actividad delincuencial del detenido en toda la Red Metropolitana de Madrid, culminando con la imposición de una medida cautelar de prohibición de acceso a las instalaciones del metro de Madrid por parte de la autoridad judicial. Se trata del primer carterista español con una medida de esta índole ya que en casos anteriores se trataba de carteristas de otras nacionalidades. La medida judicial se motiva en el «potencial riesgo para el resto de viajeros por sus reiteradas detenciones por hechos similares».

El pasado lunes, seis días después de estar en vigor la requisitoria, el joven era nuevamente localizado en la estación de Metro Sol. El arrestado deambulaba por los pasillos en busca de una nueva víctima y los agentes, conocedores de la medida cautelar impuesta por la autoridad judicial, procedieron a su detención y puesta a disposición judicial por el quebrantamiento. La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid. ABC.ES

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios