Puede que los índices de popularidad de Vladímir Putin fuera de las fronteras rusas estén por los suelos, pero en su país es una persona querida y famosa hasta unos niveles que desde aquí nos cuesta mucho comprender.

Porque, salvando las kilométricas distancias, ningún español en sus cabales, por muy del PP que sea, se pondría una camiseta (y mucho menos un calzoncillo) de Mariano Rajoy. Por el contrario, la ropa, complementos, gadgets y hasta muñecos basados en la figura de Putin se venden como churros en las tiendas de souvenirs rusas.

A continuación, pasamos revista a algunos de los artículos más bizarros que ha inspirado Putin, un mandatario que, lo odies o lo ames, no deja indiferente a nadie.
TELÉFONO MÓVIL DE PUTIN

99.000 rublos, unos 1.600 euros. Casi el doble que un iPhone 7. Es el desmesurado precio de la nueva edición, llamada ‘Supremo Putin’, que la compañía telefónica Caviar ha presentado recientemente del relanzado Nokia 3310. El móvil está decorado con un bajorrelieve dorado de Putin que da gloria verlo.



Fundas para el móvil de Putin

Rusia es uno de los países del mundo con más desigualdad económica. Así que los que no puedan permitirse el Nokia Supremo Putin, pueden comprarse una funda con el careto del presidente y así poder besarlo cada vez que hacen un llamado.



Tetera de Putin

Amantes rusófilos de las infusiones, vuestras plegarias han sido atendidas: al fin tenéis a vuestra disposición una tetera creada a imagen y semejanza del camarada Vladimiro. Quizá el color y la escultura no están muy logrados, y… Vale, la tetera es fea a morir, pero infusionar, infusiona que es un primor.


Muñeco de Putin

Sí, ahora puedes emular al dirigente ruso usando este muñeco tamaño marioneta, tal y como José Luis Moreno usaba a Monchito, Macario y Rockefeller. Pero no vale decir “toma Moreno” ni “paso de politiqueo”, sino alguna frase putinesca como, por ejemplo, “perseguiremos a los terroristas por todas partes”.



Anillo de Putin

Quizá como guiño a la broma aquella que hizo creer a medio mundo que Putin había robado el anillo de la Superbowl, Gleb Krainik creó este anillo con una carita del presidente ruso en lugar de la perla al uso, para la línea de joyería llamada Putinversteher. Si es que la cabeza de este hombre vale para todo.



Platito de Putin

Pero no un plato para comer: nada más sacrílego que ensuciar la imagen del Presidente de Presidentes con vulgar manduca. Estamos hablando de un plato de adorno, ideal para embellecer repisas o mesas de centro . En el plato podemos contemplar distintos momentos de la vida del mandatario: Putin jinete, Putin karateka, Putin diplomático, Putin amigo de los tigres… Porque hay muchos Putins y todos caben en este plato, cuyas letras en ruso significan “¡Crimea es nuestra!“. Con dos cojones.



Alfombra de Putin

Ojo: no es esta una alfombra para pisotear, puesto que sería una grave falta de respeto al líder ruso usar su imagen de felpudo. Es una lujosa alfombra para contemplar, para colgar de las paredes a modo de tapiz o bien para tumbarse en ella, dormir y tal vez retozar sobre la imagen del amado Presidente.



Patataputin

Sí, la patricia testa del presidente también sirve para decorar patatas. O al menos eso pensó la artista de dibujos animados rusa Daria Chebunina cuando presentó esta patata con cara de Putin en la feria de alimentos de Krasnoyarsk. Que no es que quisiera decir que Putin es una patata, sino que en la Madre Rusia hasta las patatas son Putin. No sé si me explico.



Camisetas de Putin

Jerseys, camisetas, sudaderas… En Rusia, Putin está de moda en todos los sentidos. Y la prueba son las muchas prendas que se decoran con su cara como si fuera una estrella de rock. El mismísimo actor norteamericano Mickey Rourke fue fotografiado en los grandes almacenes moscovitas GUM luciendo una flamante remera putinesca.



Bragas de Putin

Gracias a su porte atlético y a su perfil aventurero, Putin es considerado un sex symbol por las esculturales mujeres de su país, hasta el punto de ser elegido en una encuesta de la revista Sex & the City como el segundo varón más atractivo de Rusia, solo por debajo del ex dirigente de la oposición Boris Nemtsov. No es raro, pues, que existan unas braguitas decoradas con el rostro del mandatario guiñando un ojo, bajo el juego de palabras “put in”, es decir, “métela”.


Perfume de Putin

Justin Bieber, Antonio Banderas, David Beckham, Ewan McGregor… Todos son hombres de la farándula que tienen su fragancia en el mercado. Lo que no es tan habitual es que se lancen perfumes de presidentes: nadie se imagina comprando un bote que se supone que apesta como Aznar, Rajoy o Felipe González. Pero Putin SÍ tiene su propia fragancia, llamada ‘Leaders Number One’ y creada por el perfumero bielorruso Vladislav Rekunov. Un aroma suave pero firme, con notas de limón, bergamota, grosella negra y abeto. El perfume de los tigres. El perfume del poder. STRAMBOTIC - PUBLICO.ES




Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios