La demolición de un edificio es una imagen catastrófica pero a la vez puede ser satisfactoria. Mucha gente disfruta viendo cómo se echan abajo inmuebles de distintos tamaños, e incluso grupos de personas se acercan para verlo en primera persona.
Normalmente todo suele ir bien: la empresa contratada derriba el edificio que se quiere eliminar, se recoge, y cada uno se va a su casa tranquilamente, tanto trabajadores como espectadores. Sin embargo en este caso las cosas no van tan bien.
Un grupo de demolición está tirando un edificio en malas condiciones con la ayuda de una excavadora. Mientras un operario maneja el vehículo otro se encarga de humedecer la zona para que el polvo no se extienda. Todo va perfecto hasta que en un movimiento desafortunado una pared de ladrillos acaba cayendo sobre el edificio de al lado, una lavandería, lo que hace que todo el segundo piso desaparezca en un momento.
Alguien que se encontraba entre el público grabó las imágenes, en las que se puede ver la cara de sorpresa de algún trabajador y cómo todo se para por el error y nadie sabe muy bien cómo reaccionar. - 20MINUTOS.ES

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios