Un electricista, que apuñaló a su compañero de trabajo hasta la muerte con una navaja porque tenía mal olor de pies, ha sido encarcelado por cinco años. El pakistaní de 22 años y su compatriota y compañero de trabajo estaban descansando en la sala con aire acondicionado durante la pausa del mediodía en julio del año pasado. El compañero de trabajo dormía en el suelo y puso sus pies en la cara del electricista, éste le pidió que los quitara debido al mal olor.

Cuando el compañero de trabajo se negó, los dos hombres se enzarzaron en una fuerte discusión que terminó en una pelea antes de que otros compañeros de trabajo intervinieran y detuvieran la pelea. El acusado se precipitó a un almacén cercano al lugar de construcción donde habían estado trabajando, volvió con una navaja y apuñaló al compañero de trabajo en el cuello. Las cámaras de vigilancia de las instalaciones mostraron que el electricista ocultó la navaja detrás de él antes de apuñalar a la víctima tres o cuatro veces. Los informes médicos revelaron que la víctima fue trasladada al hospital en estado crítico el 26 de julio, donde sufrió una hemorragia profusa y entró en coma. A pesar de varias operaciones, sucumbió a sus heridas el 31 de julio. 
El Tribunal de Primera Instancia de Dubai condenó al acusado por matar a su paisano. Durante el juicio, se había declarado inocente. “Tuvimos una pelea y cuando me asaltó yo le ataqué”, declaró el acusado. Un supervisor sirio explicó que, "después del almuerzo, el acusado y la víctima se enzarzaron en una pelea después de que éste había dormido con sus pies delante de la cara de la parte demandada. Se pelearon cuando la víctima se negó a alejarse por su mal olor de pies. El guardia de seguridad vino y me contó lo que había sucedido y cuando llegué a mi coche y estaba a punto de salir, un trabajador vino corriendo y me dijo que el acusado había asaltado la víctima, que estaba sangrando por el cuello“. Un sargento de la policía testificó que el acusado fue detenido en el lugar de trabajo. “Durante el interrogatorio, el acusado alegó que el fallecido dormía frente a él con los pies delante de su rostro. Cuando le dijo a la víctima que moviera sus pies ésta se negó. Luego tuvieron una fuerte discusión y se agredieron. Afirmó que cuando el fallecido lo maldijo, se sentía enojado, así que se cogió la navaja del almacén y apuñaló a la víctima“, dijo el sargento. El electricista ​​será deportado tras cumplir su pena de cárcel. El fallo sigue siendo susceptible de recurso. - elcorreodelgofo.com

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios