La británica Kate Hannah, de apenas 22 años, ha contado a través de su cuenta de Facebook que ha sido despedida de su trabajo después de negarse a llevar sujetador. Afirma que la empresa, un bar en Beverly (Inglaterra), la avergonzó delante de sus compañeros y cliente con comentarios sexistas sobre su cuerpo e imagen. La joven ha contado por Facebook lo sucedido y cómo se sentía tras el episodio vivido en el pub. Relata que durante su turno, Hannah recibió diversos comentarios sexistas por parte del hermano de la jefa. Fue entonces cuando optó por decirle a la encargada que se sentía ofendida y preocupada.
La encargada, lejos de decirle a su hermano que cesara con los comentarios sexistas, le echó la culpa a ella por no llevar sujetador y le avisó que, en caso de que volviera al trabajo sin sujetador, sería automáticamente despedida. Tras mostrar su disconformidad, la joven tuvo que recibir diversos insultos delante de otros trabajadores y de los propios clientes del establecimiento: "Me dijo que era una exagerada, una estúpida y tonta".

"Me da un asco absoluto la total falta de respeto por mi derecho como mujer a ponerme lo que quiera"
“Nadie debería sentir jamás la necesidad de esconderse para evitar cualquier tipo de comentario o comportamiento sexista. Me siento muy triste" ha escrito en su muro, y explica que no le "permiten trabajar en el futuro a menor que use sujetador".

Ante esta prohibición, se ha negado porque se siente en su "derecho como mujer a llevar lo que personalmente la hace sentir cómoda”. Denuncia cómo la hicieron sentir "avergonzada y totalmente sorprendida de ser acosada sexualmente en el trabajo". En cuestión de horas, su mensaje se viralizó y comenzó una campaña para boicotear el local. 
Visto el éxito de la publicación de la joven, el pub emitió un comunicado en el Hull Daily Mail en el que aseguraba no haber despedido a nadie. "Ningún empleado ha sido despedido de la compañía con respecto a estas acusaciones". - PUBLICO.ES
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios