Sila Sutharat, un vendedor ambulante de pollo asado de Tailandia, ideó una ingeniosa manera de cocinar el pollo. En lugar de un horno o una parrilla de carbón, utiliza 1.000 espejos móviles que concentran la luz solar en un fuerte haz. Básicamente cocina la carne con más de 300 grados centígrados de la luz solar natural.
Como la mayoría de los vendedores ambulantes, Sila solía cocinar el pollo sobre el fuego de una parrilla al carbón, pero todo eso cambió en 1997, cuando una observación mundana le dio una idea brillante. Un día, fue impactado por la luz solar reflejada por la ventana de un autobús que pasaba, y sintió su calor. “Podría convertirla en energía”, se dijo a sí mismo, y comenzó a trabajar en un artilugio para capturar la luz del sol, y utilizarlo para cocinar sus pollos.
“Me dijeron que me había vuelto loco, que cocinar el pollo de esa forma era imposible,” contó Sutharat. Pero no dejó que los chistes e insultos lo afectaran, y al final fue él que quien tuvo la última palabra. Su invento, un panel con 1.000 pequeños espejos móviles, funcionó exactamente como predijo, lo que le permite cocinar un pollo de 1,5 kg en tan sólo 10 a 15 minutos.
El marco de metal curvo al que los espejos están unidos concentra la luz del sol sobre una fila en rotación de pollos marinados. En pocos minutos, la carne y la piel comienzan a chisporrotear. Suthrat afirma que su invento puede generar hasta 312 grados centígrados, por lo que siempre lleva una máscara de soldador en lugar de gorro de un cocinero, mientras lo opera.

 

El asador solar de Sila es un dispositivo inusual que ha atraído a un buen número de clientes curiosos deseosos de degustar el pollo cocido al sol. El hombre ha estado usando este método de cocción sostenible durante dos décadas, y afirma que es mucho mejor que los métodos tradicionales para asar. Es prácticamente gratis, cocina el pollo de manera uniforme, y lo mejor de todo, es 100% limpio. La Universidad Rajabhat Phetchaburi reconoció la ingeniosa idea de Sila, y le otorgó un diploma honorífico.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios