Un experimentado abogado de Kenia recientemente presentó una petición ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en contra de Israel e Italia, y contra figuras históricas muertas hace más de 2.000 años, por el juicio ilegal y la crucifixión de Jesucristo.
Si te da la impresión de que ya oíste algo parecido antes, tenés razón. El abogado keniano Dola Indidis primero trató de demandar a Israel e Italia por la muerte de Jesús en 2007. Su petición a un tribunal de Nairobi fue descartada, pero el persistente hombre no se rindió. En 2013, recurrió a la Corte Internacional de Justicia por primera vez, con el argumento de que la “persecución selectiva y maliciosa de Jesús violó sus derechos humanos a través de mala conducta judicial, abuso de autoridad y prejuicio”. Por desgracia, su caso fue desechado, pero en marzo de este año, Indidis una vez más hizo un llamamiento a la CIJ, con la esperanza de lograr finalmente un juicio real.

“Presenté el caso porque es mi deber defender la dignidad de Jesús, y he recurrido a la CIJ para buscar justicia para el hombre de Nazaret,” dijo Indidis. “Su procesamiento selectivo y malicioso violó sus derechos humanos a través de mala conducta judicial, abuso de autoridad y prejuicio”.

En su petición, el abogado, que una vez fue vocero de la Judicatura de Kenia, afirma que el modo de interrogatorio utilizado durante el juicio de Jesús, así como su procesamiento, audiencia y condena fueron ilegales. El hombre añade que la información utilizada en contra de Jesús era defectuosa y probablemente falsa, y que torturarlo mientras que el juicio estaba todavía en curso contradice todas las formas de la justicia.

“La evidencia actual es registrada en la Biblia, y no se puede desacreditar la Biblia”, dijo Indidis. “Sé de hecho que tenemos un buen caso con una alta probabilidad de éxito, y espero que se lleve a cabo mientras viva.”

Por desgracia para él, la CIJ no lo ve de esa manera. Un funcionario de la corte declaró, “La CIJ no tiene jurisdicción para tal caso. La CIJ resuelve litigios entre estados. Ni siquiera es teóricamente posible para nosotros considerar este caso“.

Aparte de Israel e Italia, Dola Indidis también quiere demandar al emperador Tiberio, a Poncio Pilato, al rey Herodes y un número de ancianos judíos, todos los cuales llevan muertos más de dos milenios. Sin embargo, el abogado cree que los gobiernos (en su forma actual) para los que estos individuos actuaron, todavía deben rendir cuentas. Por lo tanto, Israel e Italia están en la línea de fuego.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios