Un hombre de Pennsylvania que amaba las motos y que falleció recientemente, está teniendo un último viaje. Los miembros de la familia dicen que Arthur Werner Sr., de 89 años, hizo los planes mucho antes de morir de cáncer el pasado domingo, para ser enterrado en el sidecar de su Harley-Davidson Heritage Softail 1990.

Al parecer el anciano encontró una funeraria dirigida por un fan de las motocicletas, que estuvo más que complacido en cumplir sus deseos. La funeraria Heintzelman tiene tres coches- motocicleta fúnebres en su flota. David Heintzelman dice que la funeraria ni siquiera tiene que modificar el sidecar para que esto ocurra.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios