Los japoneses no son ajenos a las competencias inusuales, así que tiene sentido que hayan encontrado una manera de convertir una reacción inducida por la ira, como dar vuelta una mesa, en una competencia anual.
El 16 de junio, un centro comercial en Iwata acogió el 12º Torneo Mundial Chabudai-Gaeshi, una competición poco convencional en la que los participantes intentan voltear una pequeña mesa de té, en la medida de lo posible.
La premisa es bastante simple: cualquiera puede inscribirse en la competencia, desde niños pequeños hasta ancianos, y el objetivo es voltear la pequeña mesa de té de madera lo más fuerte posible para hacer volar la falsa comida lo más lejos que se pueda. De hecho, el ganador no se juzga por lo lejos que voltean la mesa, sino por lo lejos que viaja el pez de plástico que está encima.
Los concursantes se arrodillan detrás de la pequeña mesa de té, junto a una anciana vestida con un atuendo de cocina, y cuando les toca el hombro y dice “deténte”, es cuando se vuelven locos. La mayoría de las personas canaliza su ira y frustraciones, gritando todo tipo de cosas, como “Quiero una oferta de trabajo” o “Merezco un aumento”, pero cualquier emoción es aceptable. De hecho, el ganador de este año, un miembro del equipo de básquetbol Iwate Big Bulls, canalizó el amor por su equipo, gritando “¡Go Big Bulls!”, y enviando al pez de plástico a 8,29 metros de distancia.
El ridículo concurso fue inspirado por la frase japonesa “chabudai gaeshi” que literalmente significa “volcar la mesa del té” en ira o frustración, y se usa para describir figurativamente un arrebato de furia. Incluso hay un popular videojuego de arcade basado en la popular frase. - periodismo.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios