Los más de 50 millones toneladas de plástico que se producen al año podrían dejar de convertirse en un problema para la sostenibilidad del planeta con la creación de esta botella de agua.
Ari Jónsson, un estudiante y diseñador islandés, ha creado un recipiente biodegradable compuesto de agar, una gelatina vegetal de origen marino que hace que comience a descomponerse una vez terminas de beber su contenido. El hecho que hizo que Jónsson se lanzase a buscar salidas para encontrar la forma de sustituir las botellas fue saber que cada uno de los plásticos que desechamos tarda 1000 años en degradarse, y la mayor parte sólo se utiliza una vez.
“Siento que hay una necesidad urgente de encontrar formas de reemplazar las proporciones irreales de plásticos que fabricamos. Los usamos y los tiramos todos los días. ¿Por qué utilizamos materiales que tardan cientos de años en degradarse en la naturaleza para beber una sola vez?”, explica Ari Jónsson. La solución de este joven es el agar, una sustancia producida a partir de algas marinas, incolora, insípida y que, al mezclarse con el agua, se convierte en gelatina. - tapasmagazine.

Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios