Los aeropuertos se convierten en verano en el epicentro de multitud de historias y anécdotas que contar entre los miles de pasajeros que acuden a diario a las distintas terminales para coger un avión y disfrutar, en la mayoría de casos en esta época, de sus vacaciones.
Sin embargo, el caso vivido este martes en el aeropuerto de Berlín Schönefeld es de aquellos que llama la atención por lo insólito de la situación. El personal ha tenido que evacuar la terminal D tras confundir un vibrador con un artefacto explosivo, según ha publicado el medio RT.
Tras la confusión, el departamento de comunicación del aeropuerto ha explicado a través de Twitter que habían cerrado la terminal para comprobar la presencia de equipaje sospechoso. Un equipaje que al final resultó ser un juguete sexual.
Share To:

Francesc Puigcarbó

Post A Comment:

0 comentarios