Una treintena de pilotos de aeronaves no tripuladas compiten en el interior de una nave industrial abandonada en Melbourne.
El empuje de los drones de uso civil ha allanado el camino para que los aficionados a estas aeronaves no tripuladas creen su propio deporte: las carreras de drones. Así ha ocurrido en Melbourne, donde en una nave industrial abandonada una treintena de amantes de los drones se han reunido para ponerse a prueba en espectaculares carreras que se asemejan a las de la película 'La amenaza fantasma' de la saga de la 'Guerra de las Galaxias'.

Todas las aeronaves estaban equipadas además con cámaras conectadas a unos binoculares que permiten a los pilotos de los drones sentirse como si estuvieran a borde del aparato.

   

 Las carreras se denominan FPV (First Person View) Racing y las pequeñas aeronaves pueden alcacanzar hasta los 60 kilometros horas. A esa velocidad vuelan por el interior de la nave industrial esquiva columnas y tomando curvas. ELPERIODICO.COM
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios