Sebastian Cosor, del equipo de animación Safe Frame, tiene una visión algo personal de El Grito de Edvard Munch que demuestra en este corto de animación. En mi opinión lo ha respetado bastante, aportándole un diálogo correcto acerca de la muerte y un paisaje tan opresivo como el del cuadro original.
La música elegida para envolver el conjunto ha sido ese tema enorme de Pink Floyd llamado A great gig in the sky. Como curiosidad, decir que la cantante de esa canción fue contratada como músico de sesión y no aparece en los créditos como compositora, si bien es evidente que todo surge de una improvisación y la propia canción gira en torno a ella. En otras palabras, que le pagaron dos duros. No llegó a oler nada del dinero generado por la canción, una de las más usadas de la banda en cine y eventos artísticos.

Visto en Laughing Squid - nopuedocreer.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios

Back To Top