Un camarero de Illinois se ha llevado una grata sorpresa al encontrarse con una propina de 1.000 dólares que le había dejado un cliente anónimo. Brendan Motill, uno de los camareros del local "Smokey Barque BB" de Frankfort, población estadounidense de Illinois, explicó a la cadena de noticias ABC7 que uno de los clientes a quien estaba atendiendo y con quien estableció una breve conversación sobre su vida le dejó la suma de 1.000 dólares como propina. El hombre se fue sin decir nada.

MUESTRA DE HUMILDAD

"Me quedé de piedra. No podía hacer ni decir nada. Estaba completamente en shock", cuenta el joven camarero. "En cuanto pude reaccionar, salí fuera del bar y traté de encontrarle, pero ya se había marchado", añade. Motill definió a su salvador como un hombre de apariencia "humilde".

El desconocido dejó 1.000 dólares por una cuenta de 20.31, alrededor de un 5.000 por ciento más de la propina que debería haber dejado, que, en Estados Unidos, ronda el 18% del total consumido.

EL MENSAJE

Junto con la cuantiosa propina, Motill encontró también una nota en la que decía:

"Brendan,
¡Gracias por tu buen servicio! Estás haciendo un gran trabajo. No sé cuáles son tus sueños en la vida, pero espero que esto te ayude. Mi deseo más profundo es que la gente sea más buena con los demás. El mundo puede llegar a ser muy negativo y cruel. Por eso me he propuesto, al azar, tener detalles que demuestren a los demás que hay otra manera de hacer las cosas, con más bondad. Paz, amigo".

El joven camarero se siente profundamente agradecido y asegura que ha interiorizado profundamente este mensaje. elperiodico.com
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios