Un pastor de Sudáfrica, que ya había llegado a los titulares previamente por hacer que sus discípulos se desvistieran para rezar, es noticia nuevamente por convertir el pelo de una joven en alimento, y hacer que sus seguidores lo consuman directamente desde su cabeza.



Las fotos publicadas en la página de facebook de The End Times Disciples Ministries muestran al pastor  Prophet Penuel Mnguni colocando sus manos sobre la mujer. Por detrás se ven otros miembros de la congregación sosteniendo el cabello en sus manos e intentando comerlo. El epígrafe de las fotos describe: “Hombre de Dios sostiene la cabeza de una mujer de Dios Thapelo de Mabopane, y su cabello se convierte en alimento para los hijos e hijas de Dios. Todo depende de lo que decimos, ya que en nuestra lengua llevamos vida”.

Los reportes de noticias sugieren que más temprano, en el mismo servicio, Mnguni ordenó que una prenda de ropa se convirtiera en alimento, y los feligreses inmediatamente comenzaron a masticarla. En el mes de mayo, durante un servicio, les habló sobre Adán y Eva y su desnudez en el jardín del Edén, citando el Génesis 2:25: “No habiendo sobre ellos ninguna ropa, sin necesidad de cobijarse del frío o del calor, o de ocultar ninguna parte de sus cuerpos de la vista de otros.”

Más tarde diría también que con la ayuda de Dios hasta podía cambiar el tiempo, y allí fue cuando la gente comenzó a sudar y a sacarse sus prendas una a una. En respuesta a su conducta, el pastor dijo que era una señal de sanación. Todos en la iglesia, insistió, estaban curados y libres de demonios.

Los controvertidos sermones del pastor han tenido duras críticas en internet. “Esto debería ganar un record mundial de estupidez”, escribió un usuario en el foro Nairaland.

“Locura en la Iglesia temporada 5”, escribió otro. “Parece que ahora el falso pelo es una delicatesen en Sudáfrica”.



Crease o no, este tipo de escenas no son tan extrañas en esta nueva generación de iglesias africanas. El año pasado, el pastor Lesego Daniel, del Rabboni Centre Ministries, les pidió a sus feligreses que coman pasto para estar más cerca de Dios, y así lo hicieron…

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios