El dueño de un auto en Kunming, en el sudeste de China, encontró una original manera de castigar al culpable de vandalizar los vidrios de su vehículo, armando un elaborado santuario alrededor del coche, para pedirle a los dioses que lo maldigan.
El hombre, conocido simplemente como Wang, aparentemente tomó la decisión de ofrecer el bizarro ritual cuando la policía falló en encontrar al culpable. Wang declaró a las medios que estacionó su auto en el mismo lugar de siempre, cerca del local de comidas donde trabaja desde hace más de 10 años. Nunca había tenido un problema hasta el mes pasado.
600x473xcar-shrine3-600x473.jpg.pagespeed.ic.7HHjzC63_i
Cuando Wan se acercó al vehículo en la mañana del 12 de octubre, se encontró con el parabrisas y las ventanas destrozados. Una cámara de seguridad obtenida luego por la policía, mostraba un hombre bajando de un auto plateado y rompiendo a golpes los vidrios del auto de Wang con un paraguas grande, alrededor de las 5:30 AM.
Wang asegura que conoce al hombre, con quien aparentemente tuvo un desacuerdo algunos días antes del incidente. Pero la persona acusada niega todo, y no hay forma de que la policía pueda probar que efectivamente es el hombre del video.
600x432xcar-shrine2-600x432.jpg.pagespeed.ic.YDKwy7fWK7
Luego de un mes de investigaciones, el culpable aun no fue apresado. “Fui al mecánico para preguntar por los arreglos del auto, y me dijeron que va a costarme más de 7000 yuans.” contó Wang. “Esperaba poder arreglarlo luego de que la policía encontrara al culpable, pero ahora ya no tengo esperanzas de que eso suceda.”
Así que decidió que era hora de obtener su venganza, de una u otra forma. Wang llevó a cabo una ceremonia de maldición que incluyó velas, incienso, y el sacrificio de un pollito. Además pegó pancartas alrededor de su auto pidiéndoles a los dioses que castiguen al culpable, con una lista detallada de cuatro cosas malas que, según él, deberían pasarle al hombre que destrozó su coche.
 
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios