Las autoridades chinas habrían localizado a una mujer que llevaba desaparecida desde hace una década y a la que sus familiares y amigos ya daban por muerta en un cibercafé de la provincia de Wuhan. Xiao Yun, de 14 años, desapareció de su casa en la provincia de Zhejiang hace algo más de diez años, denunciando sus padres su ausencia y no dejando rastro alguno de su posible paradero. Al parecer, durante una inspección rutinaria de la policía en un cibercafé, las autoridades encontraron a una joven de 24 años poseedora de documentación falsa, siendo el método que Xiao Yun habría utilizado para permanecer fuera de toda sospecha durante estos diez años de ausencia.

Según comentó la propia Xiao Yun, huyó de casa de sus padres tras una fuerte discusión con sus progenitores, dedicándose a la vida errante entre diversos cibercafés, casas de baño y albergues, y algunos establecimientos de videojuegos y recreativas que no cierran por la noche -algo que apenas cuesta unos céntimos de euro-. De forma ocasional, Xiao Yun habría estado trabajando de cajera en algunos de estos locales para costearse la comida y ciertos ingresos para seguir jugando a CrossFire, su juego multijugador preferido.

Xiao Yin ha sido multada con 1.000 yuanes -147 euros al cambio- por resistencia a la autoridad y será entregada a sus padres. En una entrevista local, su madre ha declarado que la joven era muy tozuda, fuente de motivos para incesantes y constantes discusiones entre ellos.
Los cibercafés y el juego online en Asia son un auténtico fenómeno, habiendo causado un gran impacto en su sociedad. Los niveles de adicción son tales en gran parte de su población, que el gobierno surcoreano no ha dudado en establecer leyes similares sobre los videojuegos como las que se reciben el alcohol o las drogas.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios