Al parecer, el ucraniano Andrzej Novosiolov comenzó la extraña práctica como capricho, una noche de febrero en la que sentía sus pies inusualmente afiebrados, así que probó caminar descalzo sobre la nieve fresca, y encontró la experiencia sorprendentemente agradable. Aunque sus pies comenzaron a dolerle a los pocos minutos por el frío, se habituó a caminar sin calzado sobre la nieve, pasando cada vez más tiempo en cada sesión. Finalmente, en abril, salió de su casa sin zapatos y fue capaz de pasar todo el día al aire libre de esa forma.


600x850xAndrey-Novoselov2-600x850.jpg.pagespeed.ic.-kjxNx-6F8

No le resultó sencillo, ya que a menudo se lesionaba al pisar vidrios rotos y otros objetos cortantes. Pero leyendo sobre Olga Gavva, una mujer rusa que había adoptado un estilo de vida similar, decidió no dejar que estos accidentes le impidieran hacer algo que realmente disfrutaba.
Con el tiempo aprendió a caminar de manera intuitiva, entendiendo donde pisar y dónde no. De esta manera, poco a poco llegó un momento en el que no tuvo más necesidad de invertir en calzado. Andrzej afirma ser capaz de caminar descalzo en temperaturas de hasta siete grados bajo cero, y cuando hace más frío que eso, simplemente corre para evitar que sus pies se congelen.

590x885xAndrey-Novoselov.jpg.pagespeed.ic.4ho4FV1GT6

Tanto la esposa como los hijos de Andrzej tuvieron serias dificultades para adaptarse a su extraña obsesión y al principio se avergonzaban de acompañarlo en los paseos. Pero con el tiempo se acostumbraron y hoy en día ni siquiera le prestan atención a sus pies desnudos.
La gente que se cruza en la calle a menudo lo mira con asombro y algunos asumen que es demasiado pobre para comprar zapatos, por lo que le ofrecen los propios. Cuando les cuenta la verdad, la mayoría piensa que está loco.

600x800xAndrey-Novoselov4-600x800.jpg.pagespeed.ic.MgEXZq6gf5

Hasta el momento Andrzej no tuvo problemas en el trabajo, ya que su empleo como programador no requiere un estricto código de vestimenta. “Trabajamos con los clientes a través de Internet”, dijo. “No importa lo que vista cuando vengo a trabajar.”
Andrzej es también un psicoterapeuta entrenado, y se encuentra con mucha gente “extraña e inusual” como parte de su profesión, y según parece, la mayoría no le presta atención a sus pies descalzos en absoluto.
Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios