Maggie McMuffin una bailarina de burlesque acusa a la aerolínea JetBlue de avergonzarla al prohibirle el abordaje a uno de sus aviones porque su ropa era muy reveladora y afirma que el acto fue una forma de “slut shaming”, una expresión que se utiliza para denigrar a una mujer por la forma de vestir. La bailarina volvía a casa tras una actuación en Boston. Pero cuando fue a coger el avión destino a Seattle, operarios de la firma JetBlue le dijeron que la vestimenta que llevaba era totalmente inapropiada: un suéter blanco con un tigre, unas medias altas blancas con rayas negras y un pantalón corto con los mismos motivos. 
La chica había viajado de Nueva York a Boston en la misma compañía y con la misma ropa sin ningún tipo de problema. Pero el pasaje de su segundo vuelo parecía tener algún inconveniente con su atuendo. Una amiga de Maggie contaba así en Facebook lo que había pasado: "Le dijeron que iba vestida de manera inapropiada y que ella no podría embarcar en el vuelo que había pagado", relata Molly McIsaac. "Me dijeron si podía ponerme algo por encima. Les dije que no tenía nada y me sugirieron que fuese a comprar algo", recuerda Maggie.
Según informa elmundo.es, la joven fue corriendo a una tienda de la terminal para encontrar algo que le "cubriese", como le habían pedido, y poder coger el vuelo. Compró unos pantalones extralargos y finalmente la dejaron subir al avión. "Tras el incidente, contactó con JetBlue y lo único que han hecho es reembolsarle los pantalones y darle un fondo de 200 dólares", escribe su amiga. "El sexismo está muy vivo en este mundo". "No quiero volver a volar en JetBlue", zanjó Maggie. 

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios