absurdidades

UNA MUJER DEJA SU TRABAJO CADA 2 HORAS PARA AMAMANTAR A SU NOVIO

12.6.16 Francesc Puigcarbó 0 Comments


Jennifer Mulford, una mujer residente en Estados Unidos, ha indignado a las redes sociales después de anunciar que iba a dejar su puesto de trabajo para amamantar a su novio. Sí, no has leído mal. Al parecer, sufre una excitación sexual en ese sentido que le impide irse de casa sin que su pareja le succione los pezones. ¡Increíble!

Hay gente para todo en el mundo. Gente en el mundo buscando trabajo sí o sí y otras personas que prefieren rechazar ofertas muy suculentas. No, no hablamos de sueldos ínfimos sino de un contrato por más de 1.200 dólares al mes. Jennifer Mulford optó por renunciar a su empleo como camarera porque no podía estar separada de su novio durante más de dos horas al día. Sí, tal y como lo lees.

Según ha publicado el diario 'Daily Mail', Mulford y su pareja, Brad Lesson, mantienen una "relación de amamantamiento adulto" (siglas ABR, en inglés), en la que la mujer amamanta a su pareja. Las redes sociales han criticado esa actitud infantil, señalando que hay mucha gente que sufre por encontrar trabajo y otros "andan perdiendo el tiempo".

El diario británico señala que Jennifer se enteró de esta forma de relación a través de un foro online, donde pudo "descubrir el gran placer sexual" que tenía al estimular sus pezones en las relaciones que mantenía.

¿Qué hizo? Buscar a un candidato con el que compartía afición. Después de poner un anuncio en Internet, la joven estadounidense tiró de agenda para terminar llamando a Brad, su antiguo novio adolescente. "Estábamos hablando y me dijo que tenía fijación con las mujeres de grandes pechos y que el tamaño había sido siempre un factor importante en sus relaciones", detallaba.

No contenta por mantener esa extraña relación, Jennifer se preocupó por volver a tener leche materna. ¿Cómo? Tomando fármacos, píldoras herbicidas, semillas de lino, harina de avena. ¡Todo lo que fuera necesario! Hace 20 años que dio a luz a su hija, algo que le obliga a que las dosis de lactancia con su chico sean cada dos horas, algo que hace que el pecho se estimule. "Por la noche es difícil porque se duerme pero le despierto. Luego cae rendido enganchado a mí. Es precioso", relata a los medios locales. ¡De locos!

0 comments: