ÚLTIMA MODA EN EEUU: DISPARAR ARMAS MIENTRAS SE ESPERA LA COMIDA


Al parecer, disparar armas de fuego va muy bien con una buena comida y una bebida fría. Al menos eso es lo que parecen pensar los propietarios de Modern Round, un innovador restaurante en Arizona, y a juzgar por el éxito del lugar, sin duda acertaron en algo.
Antes de que salgan corriendo a denunciarlos, debemos aclarar que las armas proporcionadas por Modern Round no son armas de fuego verdaderas, pero las realistas réplicas láser fueron diseñadas para sentirse como tal. En lugar de objetivos de tiro, los clientes deben dispararles a blancos virtuales en una pantalla de 16 pies de ancho, y pueden elegir entre una variedad de opciones, desde juegos de zombies hasta escenas policiales de acción en vivo y escenarios militares.

Para hacer la experiencia lo más realista posible, las réplicas fueron moldeadas en el tamaño, forma y peso de las armas de fuego reales, y algunas de las armas incluso tienen un sistema de CO2 que “proporciona un retroceso realista.” Así que si no podés dejar de pensar en armas, incluso en la mesa de la cena, este probablemente sea el lugar ideal para vos.
Modern Round abrió en Peoria, Arizona, en junio pasado, y es una idea original de Mitchell Saltz, ex presidente y CEO de los fabricantes del revólver Smith & Wesson. También participa en el proyecto Barry Monheit, miembro del directorio actual de Smith & Wesson. Aparentemente, la empresa tiene grandes planes para este controvertido concepto, con la esperanza de abrir de 15 a 20 locales en todo Estados Unidos en los próximos cinco años.
El restaurante tiene una cuota anual de USD 5, que da a los miembros la posibilidad de reservar una mesa sobre la hora, y la compañía asegura que ya tiene más de 23.000 miembros. Sin embargo, esta cuota en realidad no cubre el uso del salón, para lo cual tendrán que pagar un extra de USD 25 – 45 por cliente por hora, dependiendo de la complejidad del escenario elegido.
El lugar está ambientado como una película de James Bond, con la puerta principal con forma de ojo de cerradura, y camareras vestidas con atuendos ajustados, que llevan esposados a sí mismas los maletines metálicos que contienen las armas que los clientes van a utilizar durante su estancia. También hay un instructor de tiro profesional recorriendo el salón, mostrando a los tiradores lo que están haciendo mal, y aconsejando cómo mejorar su puntería.

El presidente de Modern Round afirma que el restaurante da a la gente la oportunidad de acostumbrarse a las armas, en caso de que alguna vez decidan comprarse una de verdad. “Les estamos dando la oportunidad de participar, sentirse a gusto con lo que está pasando, y en caso de que ellos elijan tener una, tengan el suficiente nivel de comodidad en lugar de dejarla tirada en un estante y sentirse amenazados por ella,” dijo.periodismo.com

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.