Después de que la leyenda de la NBA Shaquille O'Neal afirmara que "la Tierra es plana", RT ha preguntado a un psicólogo qué es lo que lleva a algunas personas a tomar en serio los postulados pseudocientíficos. 

El exbaloncestista estadounidense hizo estas sorprendentes declaracions sobre la forma de la Tierra en un show de una estación de radio digital. "Es verdad. La Tierra es plana. La Tierra es plana. Sí, lo es ", aseguró el ganador de cuatro anillos de la NBA a podbay.fm.

O’Neal apoyó sus palabras refiriéndose a las distintas formas de manipulación de la mente. "En la escuela, lo primero que nos enseñan es: 'Colón descubrió América', pero cuando llegó acá había algunas personas de piel clara con el pelo largo fumando pipas de la paz. Entonces, ¿qué nos dice esto? Que Colón no descubrió América", argumentó.
Su manifestaciones siguen a otras similares realizadas por el jugador de baloncesto Kyrie Irving, del equipo de la NBA Cleveland Cavaliers, que también afirmó que "la Tierra es plana". 'La Tierra es plana, o si no, demuestren lo contrario'

Para apoyar la teoría de que nuestro planeta es plano, sus partidarios —los miembros de la Flat Earth Society (Sociedad de la Tierra Plana)— proponen utilizar "diferentes herramientas de la ciencia y la filosofía".

Una de ellas es el enfoque empírico, que se basa en la información que nos proporcionan nuestros sentidos. Así, argumentan que "el mundo parece plano, al igual que las partes inferiores de las nubes o el movimiento del Sol". Para ellos, esto es un ejemplo de "que nuestros sentidos nos dicen que no vivimos en un mundo heliocéntrico esférico", señala la web de la organización.


Alternativamente, sugiere usar el método de la duda cartesiana de Descartes "para ver con escepticismo el mundo que nos rodea", señalando que son sus oponentes —los partidarios de la noción de un mundo esférico— los que tienen que demostrar su teoría. Al mismo tiempo, las evidencias existentes las consideran como insignificantes o fabricadas.



¿Por qué algunos se lo creen?

El psicólogo Aleksánder Nevéyev ha explicado a RT dos razones que llevan a algunas personas a tomar en serio los postulados pseudocientíficos.

La primera consiste en que recibimos una enorme cantidad de datos en forma de "paquetes de información" elaborados por otras personas. Si bien es "perfectamente normal" que ya que no necesitemos aprender todo a partir de nuestra propia experiencia, un "efecto secundario" de esto es que pueden surgir preocupaciones de que "algunas fuerzas puedan estar distorsionando la información". Estos temores se reflejan también en nuestra comprensión del mundo: como casi nadie ha visto nuestro planeta desde fuera con sus propios ojos, puede haber "un gran número de insinuaciones" al respecto, detalló el psicólogo.
La segunda razón, según Nevéyev, es que en nuestra mente hay por defecto un sistema de errores: distorsiones cognitivas y heurísticas (de descubrimiento). Bajo la influencia de estas distorsiones, tendemos a pensar que nuestra versión de los hechos es la más creíble, en vez de intentar refutar nuestras propias creencias.
Las teorías de conspiración explotan el hecho de que no se pueda dar evidencias directas a un escéptico, como enviarlo a la órbita y demostrarle que la Tierra es redonda.

Por otro lado, explicar "matemáticamente y astronómicamente" los parámetros que llevaron a los científicos hasta esa conclusión "es muy difícil". Siempre será mucho más fácil decir: "los científicos mintieron; la Tierra es plana", concluye el experto.

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios