La cerveza es al heavy lo que el fino al flamenco. Lo uno sin lo otro resulta blandengue y esaborío, respectivamente. Los alemanes, que son muy de heavy y más aún de cerveza han decidido coger la sartén por los cuernos y construir un “birraducto” para suplir a los 75.000 sedientos asistentes del festival Wacken, que entre rif y rif beberán unos 400.000 litros de cerveza, a razón de más de 5 litros por greña. 
La pequeña ciudad de Schlewig-Holstein –que suena heavy ya desde el nombre- es conocida en toda Europea por el festival Wacken Open Air, que se celebra a principos de agosto y congrega en este pueblecito de 1.800 personas a más de 75.000 fanáticos de Ramstein, Megadeth, Accept y demás ralea del rock duro (sí, también están los incombustibles Status Quo).
Tres días de rock dan para muchas cervezas, así que la idea del “birraducto” no resulta en absoluto descabellada: el festival se ahorrará el trasiego de los cientos de camiones necesarios para suplir a las barras de los miles de barriles de cerveza. El “birraducto” tendrá suficiente potencia como para que los camareros puedan servir seis cervezas por segundo. El coste de la instalación ronda el millón de euros, según la edición alemana de The Local.

El festival Wacken sigue la dirección marcada por la ciudad eslovena de Zalec, que abrió en febrero de 2016 la primera fuente pública de cerveza. Desde la inauguración de aquel hito de la ingeniería bebestril, turistas y residentes pueden llenarse hasta tres veces una jarra de cerveza hasta los topes -y quedarse la jarra de regalo- por el módico precio de 6 euros. Strambotic - publico.es

Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios