El sujeto llamó al servicio de emergencias y denunció que pagó 350 pesos por la mercadería pero que cuando fue a retirarla el dealer jamás apareció. El insólito hecho había ocurrido en el barrio porteño de Colegiales. La causa se archivó.

Un hombre llamó al servicio de emergencias 911 para denunciar que fue estafado por otro cuando pagó por la compra de marihuana, y fue estafado ya que nunca  apareció el vendedor ni la mercadería. La denuncia fue hecha el año pasado y al no poder acreditarse la acusación es que el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, por pedido del fiscal federal Ramiro González archivó el caso.

El 5 de septiembre de 2016, el hombre se presentó en la Comisaría 33 para denunciar a otro, a quien dijo haberle pagado 350 pesos por una porción de marihuana, pero éste desapareció. Según la denuncia del hombre, ese día tras contactarlo telefónicamente, se encontró con el vendedor en la puerta de una pensión ubicada en la calle Amenabar 772, de Capital Federal.

En ese sentido, acusó que tras haberle pagado 350 pesos por una  porción de marihuana, el vendedor le dijo que ingresara al hotel, pues aquel le iba a hacer entrega de la mercadería en la habitación 31 donde habitaba. Pero según denunció ante el 911 y luego en Comisaría, cuando fue a buscarlo el vendedor no estaba, y denunció haber sido víctima de una estafa.

La investigación se encaró a determinar si en la pensión en cuestión se vendían drogas y se encomendó tareas de inteligencia a la Prefectura Naval inclusive el diálogo con vecinos del lugar. 
“Lo cierto es que de las tareas en el lugar no se ha podido acreditar la comercialización de estupefacientes”, dijo el fiscal González, cuyos argumentos fueron tenidos en cuenta por el juez Canicoba Corral para archivar la causa.





Share To:

Francesc Puigcarbó

COMENTARIOS:

0 comentarios